Bio

Su nacimiento a 900 metros de altitud en una comunidad de Yoguis lo acercó a la conexión con la divinidad desde muy pequeño. De padre swami y de madre profesora de yoga, la infancia de Ravi Ramoneda estuvo ligada a la música y al crecimiento espiritual. De la mano de sus padres asistió a sus primeros conciertos y ceremonias de Bhakti y Kirtan Yoga, hecho que despertó su interés por la percusión y la guitarra. Ya de adolescente, descubrió el didgeridoo, instrumento aborigen de Australia que con el tiempo acabaría utilizando como instrumento de meditación y sanación. Inmerso en este proceso, entró en contacto con el canto de armónicos y con el poder curativo de la voz.

En 2003 Ravi Ramoneda formó parte del grupo de percusionistas “Makumba group”, experiencia que le enriqueció en su aprendizaje de ritmo y percusión, al mismo tiempo que se adentraba más aún en el estudio de la tabla Hindú, instrumento de percusión del norte de India, donde viajó para profundizar en su aprendizaje. Ravi conserva grandes recuerdos tocando las tablas con uno de sus primeros grupos Narayani (2005-2007).

En el año 2005, con el propósito de encontrar su camino persona, viaja por primera vez a India, donde se inicia espiritualmente con sus maestros Sri Kalki Bhagavan i Sri Padmavati Amma, que sellan en su corazón la semilla de la devoción o Bhakti y la certeza de que la música es uno de sus grandes regalos de vida y el principal vehículo para transmitir su experiencia que queda viva en su corazón y que él siente que la mejor manera de hacerla crecer es compartiéndola en sus conciertos.

A partir de este momento su camino musical toma una nueva dirección que con los años irá creciendo de manera impactante, donde predomina su mensaje de paz, libertad interior y el despertar de la conciencia, enfocándose en especial en el canto de mantras, el Kirtan y el estilo conocido como “world music”. De esta intención nace en 2008 el grupo Onenessound con el que Ravi Ramoneda viaja por Europa impartiendo conciertos y workshops de Kirtan Yoga y Sound Healing, disfrutando de gran proyección y éxitos desde los inicios.

Entre sus mejores experiencias de esta etapa, la satisfacción de haber podido compartir escenario con músicos y grupos como Dave Stringer, Peia, Sudha, Jai Uttal,  Gaura Vani, Tina Malia, entre otros. Y el honor de haber podido colaborar con grandes personalidades del movimiento espiritual en el mundo como Matha Amritanandamai Amma o Sri Sri Ravi Shankar, y muchos otros maestros de Yoga como Dharma Mitra, Sylvie Trembley, Andrei Ram, Twee Merrigan, Simon Park y Xuan Lan.

En la actualidad continua experimentando con la fusión de la música de diferentes culturas en especial la oriental y la occidental en sus aspectos más variados. Siempre abierto a descubrir nuevos sonidos como el del Hang, un innovador y sorprendente instrumento de percusión melódica que desde su descubrimiento le acompaña en la mayoría de directos alrededor del mundo y que se puede apreciar en todos sus discos.

Paralelamente a su trayectoria musical, su inquietud por el conocimiento del ser humano y su bienestar integral le han llevado a descubrir el potencial dentro del campo de la sanación, fundamentado en sus estudios durante más de 10 años en Medicina Tradicional China, Shiatsu, Osteopatia Craneal, Craneosacral Biodinámica y La Reconexión© como principales, y que cada vez le permiten entender más su trabajo desde una perspectiva terapéutica y holística.

Ravi Ramoneda da gracias al didgeridoo, al canto de armónicos, a los cantos védicos y devocionales de India, al poder del mantra en “sánscrito” (lengua sagrada Hindú), a la música sufi, a los cantos y rituales chamánicos y en especial a la gracia del guru… que le ha permitido materializar su propósito.

Todo en conjunto le ha hecho avanzar en el conocimiento del poder terapéutico del sonido y en el potencial auto curativo y trascendental de la voz y del bio-ritmo.  Dentro del conjunto de Masterclass e Inmersiones que ofrece, destaca el trabajo que bautizó como La voz y el alma©, donde entrelaza los aspectos musicales de la voz con la capacidad evolutiva y auto curativa del ser humano a través del canto y del silencio interior.

Su pasión es tocar música con la clara intención de ayudar a la gente a llegar a estados de profunda conexión con su interior y con la divinidad. El público siempre está invitado a cantar y a experimentar como la paz y la serenidad afloran naturalmente durante y después del concierto:

“Dejando ir el lenguaje de la mente y abriendo el lenguaje del corazón nos encontramos en un estado de comunicación pura entre artista y espectador, entre humanos y naturaleza, entre este mundo y el gran misterio. La música es uno de estos grandes vehículos”.

RAVI RAMONEDA. Namasté